Terapia Esenia-Egipcia

Respir_Ankh

Estos  cuidados conciernen al ser en su triple constitución, cuerpo-mente-alma, y ​​en su multidimensionalidad.

El conjunto de los conocimientos que estos cuidados requieren llevan al terapeuta a trabajar con esta energía universal que lleva por nombre prana, obrar con los chacras y nadis así como practicar una cirugía de los cuerpos sutiles.

La lectura del aura, tanto táctil como visual, también forman parte de las herramientas utilizadas por el terapeuta.

A través de este enfoque, la práctica de sensibilidad esenia-egipcia  trata de:

  • Restablecer una circulación armoniosa a través del organismo con un trabajo consciente y respetuoso sobre sus chacras, sus nadis y sus múltiples niveles de realidad sutil.
  • Favorecer la eliminación de las “ formas pensamiento” tóxicas que son a menudo el origen de numerosas enfermedades.
  • Identificar y desincrustar las memorias dolorosas, eventualmente bloqueadas en las células del cuerpo.
  • Iniciar y facilitar la toma de conciencia permitiendo al ser superar importantes etapas de su desarrollo interior.

Los cuidados esenio-egipcios son, por naturaleza, holísticos. No buscan tratar los síntomas en sí, sino que procuran remontar al origen de estos, comprender el por qué de la disfunción de un sistema hasta los engranajes más secretos y sutiles del ser. Más allá de las zonas y de los circuitos afectados, procura localizar el impacto de posibles memorias celulares, el de los esquemas de funcionamiento mentales o emocionales erróneos, también el de las cicatrices afectivas e incluso las huellas de orden kármico.

Extraído del Gran Libro de las Terapias Esenias-Egipcias
De Daniel Meurois y Marie Joahanne Croteau

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + trece =